Follow by Email

sábado, 10 de marzo de 2012

BIOGRAFIA DEL MARISCAL SOULT, Nicolas-Jean de Dieu, Duque de Dalmacia


EL MARISCAL SOULT
(1769-1851). Militar y político francés

El 19 de mayo de 1804 Napoleón nombró a dieciocho mariscales del Imperio francés, cuatro de los cuales eran honorarios (Kellerman, Lefèbvre, Pérignon y Sérurier).  Los catorce activos eran Berthier, Murat, Moncey, Jourdan, Masséna, Augereau, Bernadotte, Brune, Lannes, Mortier, Ney, Davout, Bessières, y Soult.  Más tarde fueron nombrados también Victor (1807), MacDonald, Marmont, Oudinot (1809), Suchet (1811), St. Cyr (1812), Poniatowski (1813) y Grouchy (1815).  Soult tenía treinta y cinco años al ser nombrado mariscal.

            Jean-de-Dieu Soult nació en 1769 en Saint Amans-la-Bastide, hijo de un notario del pueblo.   Ya estuvo en la infantería real antes de cumplir los veinte años, y se supone que fue un soldado excepcional desde el principio porque muy pronto llegó a sargento.  Sin embargo, Soult cambiaba de idea con la misma rapidez con que se promocionaba en el ejército.  Mientras estuvo en su pueblo natal de visita, decidió de pronto que quería dejar la profesión de soldado y hacerse panadero, alegando que le gustaba vestirse de blanco y trabajar con harina.  Afortunadamente, su familia le disuadió, y volvió al ejército.  Se casó en 1796 con Louise Berg, con quien tuvo dos hijos, Napoleón-Hector y Hortense.  

 Grabado del Mariscal Soult

            En 1800 estuvo en Marengo bajo los órdenes de Masséna, pero fue herido y capturado.  La batalla se desarrolló mientras Soult estaba en el hospital militar, y durante la misma tuvo lugar una de las maniobras más perfectamente llevadas a cabo en toda la historia militar por parte de los franceses, que se llevaron la victoria.

 Un joven Mariscal Soult

            Al formar parte del Gran Ejército, con una anécdota se percibe el patriotismo de Soult.  En una obra de teatro para los soldados había el papel de un soldado francés cobarde, pero Soult la censuró afirmando que en el ejército francés no había cobardes.  El autor se negó a cambiar el texto, Soult tampoco cedía, y como consecuencia la obra nunca llegó al escenario.   
            En 1805 estuvo Soult en Austerlitz, otra gran victoria francesa.  Antes de que comenzara la batalla, Napoleón le había dicho: "Mariscal, no tengo nada que ordenarle.  Haga como siempre".  Después de la victoria, el emperador le llamó el mejor estratega de Europa.  Quizá como consecuencia de esto, y a pesar de que la victoria fue de todos, Soult llegó a creerla propiamente suya.  Después de la batalla dijo al emperador que si iba a repartir algún título, a él le gustaría el de Conde, Marqués o Duque de Austerlitz.  Soult también luchó en Jena y sufrió en Polonia, donde tuvo sus más y sus menos con el Mariscal Murat.  La caballería de Murat no tenía comida, como todo el ejército, y con estas circunstancias difíciles para todos a Murat se le ocurrió exponer a la infantería de Soult al mayor peligro para proteger a su caballería.  Sin embargo, cuando los franceses tuvieron que retirarse durante la batalla de Heilsburg, Soult se dio cuenta de que la infantería mantenía un orden perfecto mientras que la caballería huía en desorden.   En pleno campo de batalla dijo a Murat: "¿Qué me dices ahora de los méritos de la infantería y la caballería, chico?".  Murat se calló.  Durante la misma campaña, debido a la escasez de aprovisionamientos, un general del cuerpo de Soult se apoderó de un suministro de pan y vino que iba destinado a Ney, un ejemplo de la poca simpatía entre los dos mariscales que les llevaría a luchar cuerpo a cuerpo en Lugo en mayo de 1809.     

 Escudo de armas del Mariscal Soult

            El 8 de febrero de 1807, el ejército francés se enfrentó a los rusos en Eylau, con sólo 50 000 hombres contra 75 000.  Además, los franceses tenían el viento y una tormenta de nieve en contra, y se salvaron de la derrota total debido a las cargas heroicas de Murat.  Esa misma noche, hubo consejo de guerra en el hospital, donde debido al intenso frío los cirujanos apenas podían sostener sus instrumentos.  Se reunieron Napoleón, Soult, Berthier y Murat, rodeados de brazos y piernas amputados.   Decidieron intentar mantener la posición durante un día más, pero cuando salía Soult, le llamó Napoleón y le dijo: "Los rusos nos han hecho mucho daño".  Contestó Soult: "Nosotros a ellos también.  Nuestras balas no son de algodón".  Fue una respuesta valiente, más valiente que verdadera.

            A principios de 1808 Napoleón repartió los esperados títulos entre sus mariscales.  Soult había esperado ser nombrado Duque de Austerlitz, pero Napoleón no concedió ningún título relacionado con las cuatro batallas cuya gloria quería reservar para sí mismo: Austerlitz, Marengo, Jena y Friedland.  Soult tuvo que contentarse con el título de Duque de Dalmacia, una zona que había pertenecido al estado de Venecia.  No le gustó el título porque no guardaba relación con ninguna hazaña militar.   

 El palacio del Mariscal Soult en Sant-Amans
           
Soult en España

            En la península Soult recibió el mando del segundo cuerpo, reemplazando a Bessières en este puesto.    El segundo objetivo era invadir Portugal, destruir al ejército inglés y tomar Lisboa.  Cuando Napoleón se enteró de la presencia de los ingleses en Castilla, se metió en cólera y envió toda la guardia de Madrid y otras tropas, un total de 80 000 hombres, a enfrentarse a las tropas de Moore.  El mal tiempo retrasó el avance francés y dio el tiempo necesario a Moore para empezar la retirada hacia el mar, y el 1 de enero de 1809, Napoleón recibió noticias de un complot de Talleyrand, Fouché y el rey Joaquín de Nápoles.  Dejó la persecución de los ingleses en manos de Soult, apoyado por la caballería de Ney.       

 Estatua del Mariscal Soult en Paris

                        Soult tomó el mando del segundo cuerpo en España en noviembre de 1808 y marchó sobre Burgos.  De allí avanzó por la costa norte de la península, llegando a Asturias, y después bajó hacia el Carrión.  Recibido el orden de perseguir a los ingleses, Soult llegó a Astorga el 1 de enero de 1809.  De Astorga fue detrás de Sir John Moore por Bembibre, Cacabelos, Villafranca, Lugo y Betanzos hacia La Coruña, donde el 16 de enero se enfrentó al ejército inglés.  La gran mayoría de las tropas británicas embarcaron y se escaparon, a pesar de perder a su general.  Los historiadores ingleses suelen afirmar que Soult podría haber destruido el ejército de Moore, escapándose este último debido a los errores del mariscal francés.  En sus propias memorias Soult dice que nunca pretendía verse inmerso en una batalla, ya que su ejército estaba diezmado y tenía enfrente a unas tropas bien situadas.  En cuanto los ingleses se habían ido, Soult entró en la ciudad y levantó un monumento a su enemigo muerto Moore.  Otra vez se deja ver la nobleza del mariscal francés.

 El Mariscal Soult en la Batalla de La Coruña 1809

            Después de tomar las ciudades de La Coruña y El Ferrol, Soult avanzó hacia Lisboa pero se quedó bastante tiempo en Oporto, según sus detractores porque meditaba un plan para proclamarse rey de Portugal.  Según algunos sus hombres incluso llegaron a llamarle "Roi Nicolas" (estos mismos detractores afirman que el mariscal se llamaba Nicolás Jean de Dieu Soult), pero según otros esto es imposible, ya que el nombre de Nicolás no figura en ningún documento oficial del mariscal.  Todo el episodio de pensar en proclamarse rey parece más bien resultado de las calumnias de Ney.

 Retrato del Mariscal Soult en 1809

            El 29 de mayo de 1809, Soult se encontró con su enemigo Ney en la ciudad de Lugo.  Discutieron, y las palabras violentas dieron paso a la acción.  Los dos mariscales lucharon cuerpo a cuerpo con las espadas desenvainadas, provocando la misma reacción en los hombres de cada uno.  Cuando vieron lo que habían comenzado, pacificaron a sus hombres y se portaron como era debido, aunque siempre con un odio mal disimulado.  Cuando el emperador reorganizó el mando en España, Soult fue nombrado asesor militar del rey José, con Ney y Mortier a su mando.  Soult había ganado en esta ocasión a Ney.  


 Óleo de la Batalla de La Coruña 1809 con el 
Mariscal Soult a caballo, que se encuentra en el 
Palacio Municipal de La Coruña

            Soult estuvo en España durante 1810, y se fue al sur de la península, feliz de alejarse de Ney.  Camino al sur, se encontró con unos heridos ingleses en Plasencia, y les dio tratamiento médico y mosquetes para defenderse contra los bandidos.  Así mostró Soult una vez más su gran espíritu humano.  Estando en Andalucía, capturó la fortaleza de Badajoz, pero perdió la batalla de Albuera cuando tenía todo a su favor.  Después de esta batalla, el Duque de Wellington dijo que Soult sabía colocar a sus hombres en el campo de batalla, pero no sabía muy bien qué hacer con ellos una vez que los tenía allí.    

 Retrato del Mariscal, 
como Ministro de la Guerra

            En 1812, Soult abandonó Sevilla y se fue a Valencia, donde discutía constantemente con José y Jourdan.  El rey José escribió a su hermano pidiendo que Soult fuese retirado de servicio, pero la carta llegó cuando Napoleón empezaba a tener problemas en Rusia, y fue ignorada.   Sin embargo, en 1813, Soult sí fue retirado de España, pero debido a los desastres perpetrados por José y Jourdan, se encontró de repente al mando de todo el ejército de la península.  Fue un nombramiento tardío, ya que Soult se encontró con un ejército roto y desmoralizado.  Aún así, luchó bien y avanzó durante trece días, pero fue imposible parar a Wellington.  Los últimos franceses abandonaron España en octubre de 1813.

 Manuel Arenas, presidente de esta Asociación, 
en el papel como recreador histórico del Mariscal Soult.

Después de España

              En 1814 Francia volvió a ser una monarquía, con los mariscales de Napoleón activamente metidos en el gobierno, puesto que todo el mundo quería lograr la paz y evitar las venganzas.  Soult fue nombrado Ministro de Guerra.  Al año siguiente, cuando volvió Napoleón, Soult fue declarado sospechoso por los partidarios de la monarquía, y se vio libre para volver con el emperador.  Acompañó a las fuerzas francesas a Waterloo, donde participó en la derrota total del emperador.  Gran parte de la culpa se encuentra con Ney, quien se negó a obedecer a Napoleón cuando este le ordenó que fuera a Ligny con el cuerpo de reserva.  

 Mausoleo del Mariscal Soult en Sant-Amans

            Soult se escapó después de Waterloo, y se salvó de ser fusilado con otros mariscales.  Fue indultado en 1819, y pudo volver a sus tierras y disfrutar de su título.   Volvió a la vida pública en 1826, y en un banquete ofrecido por el embajador de Austria, fue presentado como el mariscal Soult en vez de el Duque de Dalmacia, porque el gobierno austríaco había decidido no reconocer los títulos de los duques de tierras tomadas de Austria o de Italia.  Los mariscales entendieron esto como un insulto y la opinión pública en Francia apoyó a sus mariscales.
            Con la revolución de 1830, Soult fue nombrado de nuevo Ministro de Guerra, y solía trabajar dieciocho horas diarias en la tarea de reconstruir el ejército.  En 1835 el mariscal Mortier fue asesinado por una bomba que iba dirigida al rey Louis Philippe.  Soult comentó, mirando fijamente al cielo: "Empieza a sonar la retirada".  En 1837, asistió a la coronación de la reina Victoria de Inglaterra como representante oficial de Francia, llegando incluso a entrevistarse con la joven reina.  Al terminar de hablar, se acercó Wellington por detrás, sin que Soult lo viera, le echó las manos encima con las palabras: "Por fin te tengo", demostrando así como los enemigos pueden ser amigos también en timepos de paz.

  En 1847, fue nombrado Mariscal General de Francia, un título hecho especialmente para él y concedido sólo cuatro veces en toda la larga historia de Francia.  Ahora vivía en su castillo de Soult-Berg, rodeado por su colección de pinturas.  Su preferida era en Murillo, vendida en 563 000 francos después de la muerte del mariscal.   Soult también tenía unos supuestos cabellos de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, obtenidos de la tumba del caballero en Burgos.  

Tumba del Mariscal Soult

            Soult había construido su propia tumba en su pueblo natal de Saint Amans-la-Bastide, con unos bronces de la columna del Gran Ejército de Bolonia.  La columna se había derrumbado, y Soult compró los bronces a un vendedor de arte, quejándose de que ya los había pagado antes. 
            Murió el 26 de noviembre de 1851, a la edad de ochenta y dos años.  El último de los mariscales, Marmont, le sobrevivió un año.  Que de souvenirs!  Que de regrets!

 Retrato de  un viejo ya Mariscal Soult
  
APÉNDICE: LOS MUERTOS EN LA BATALLA DE ELVIÑA

            El patriotismo es el peor enemigo del historiador, y siempre lo ha sido.  Afortunadamente, es fácil de notar, y siempre se debe dudar de lo que se dice en un libro de historia manchado con el patriotismo.  El historiador tiene que estar por encima de todas las simpatías e ideologías políticas y nacionales, aceptando lo bueno y lo malo que han hecho todas las naciones en su historia.  Todos los países del mundo han logrado victorias y han cosechado derrotas, y no hay que buscar excusas sino contar lo que pasó con una frialdad absoluta, buscando razones de por qué alguien actuó de cierta manera, estudiando todos los detalles de las guerras, pero nunca caer en los vulgarismos de hablar de "nosotros" y "ellos", "héroes" y "villanos", como se ha visto en un libro reciente sobre la Gran Armada, más de cuatrocientos años después del suceso.

            Se puede ver esto al comparar lo que dicen las distintas fuentes sobre las cifras de muertos y heridos en la batalla de Elviña.    Un libro inglés titulado The Greenhill Napoleonic Wars Data Book describe la batalla de Elviña como una victoria británica, con las siguientes cifras: las tropas de Moore sólo perdieron a 137 hombres con 497 heridos, mientras las bajas francesas (incluyendo a los heridos) alcanzaron la cifra de 1 400.  Las bajas francesas llegan a más de 3 000 según John Keltie en History of the Scottish Highlands, Highland Clans and Regiments, aunque según el mismo linbro las bajas británicas fueron unas 800.  El excelente libro de Christopher Hibbert, titulado Corunna, cifra las bajas británicas de toda la campaña española de Moore en casi 6 000 hombres, sin especificar cuantos cayeron durante la batalla, aunque es bien conocido que las muertes durante la retirada fueron más que durante la batalla.       La biografía de Moore de Roger Parkinson (Moore of Corunna) también  admite la cifra de 6 000 bajas durante la retirada, añadiendo que 600 más cayeron durante la batalla.  El General Hope, quien tomó el mando de las fuerzas británicas después de la muerte de Moore, estima que entre 700 y 800 ingleses murieron en la batalla, aunque Sir Charles Oman en su obra monumental A History of the Peninsular War cree que exagera algo.   

            Soult reclama la batalla de Elviña como una victoria francesa, con tan sólo 150 bajas en su ejército y 500 heridos.  Dice que las bajas inglesas durante la batalla alcanzaron 2 000, en parte porque no creía que los ingleses habían perdido tantos hombres durante la retirada.  El Mariscal Jourdan estima las pérdidas francesas en 1 000 hombres en la batalla.   Oman, que también habla de la "victoria" británica, las calcula en 1 500. 
            Las cifras más razonables parecen ser unos 800 muertos ingleses y quizá 1 000 o incluso algo menos para los franceses. Ambos ejércitos hablan de una victoria.  Esto en la historia normalmente quiere decir que el resultado de la batalla no fue claro.  La verdad es que en cierta medida ambos ejércitos consiguieron lo que querían: los franceses querían echar a los ingleses del país y los ingleses querían retirarse de la península con su ejército intacto.  El ejército británico escapó, pero pagó un precio terrible con la muerte de su general.

  
Soult, Nicolas-Jean de Dieu, Duc (duke) De Dalmatie


b. March 29, 1769, Saint-Amans-la-Bastide, later Saint-Amans-Soult, Fr.
d.  Nov. 26, 1851, Saint-Amans-Soult French military leader and political figure who was noted for his courage in battle and his opportunism in politics.

Upon the death of his father in 1785, Soult enlisted in the infantry. At the outbreak of the French Revolution (1789-92), he was a sergeant at Strasbourg. He served under several commanders and was made a general by François-Joseph Lefebvre for his conduct in the Battle of Fleurus (June 1794). In March 1799 he replaced the wounded Lefebvre at the Battle of Stokach.

Soult built a reputation for vigour, boldness, and method. Under Napoleon he was put in charge of the southern part of the Kingdom of Naples (1800-02) and in 1804 was made a marshal of France. His reputation was further enhanced by his significant role in French victories at Ulm, Austerlitz, and Jena in 1805-06, though he was less successful in Poland at Eylau and Heilsberg (1807). Created duc de Dalmatie and sent to Spain late in 1808, he was soon put in charge of all French armies involved in the Peninsular War, where he was opposed by the English under Arthur Wellesley (later duke of Wellington). Soult remained in Spain for most of the next five years, but eventually Wellesley forced his outnumbered troops to retreat and defeated  him  at  Toulouse   (April 1814), four days after Napoleon had abdicated.

During the First Restoration (1814) Soult declared himself a royalist, but during Napoleon's Hundred Days (1815) he again supported Bonaparte, acting as his chief of staff at Waterloo. Soult was exiled at the start of the Second Restoration (1815-30) but was recalled in 1819. Under King Louis-Philippe he presided over three ministries (October 1832-July 1834, May 1839-March 1840, and October 1840-September 1847) and was usually minister of war as well as president of the council; he was responsible for the French conquest of Algeria during the 1840s. In 1848, when Louis-Philippe was overthrown, Soult declared himself a republican. His Mémoires appeared in three volumes in 1854. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario